Nombre: Eren Jaeger
Alias:

  • Bastardo Suicida
  • Titán Misterioso

Edad: 15 años
Altura:

  • 170 cm (Forma Humana)
  • 15 m (Forma Titán)

Peso: 63 Kg
Familia:

  • Carla Jaeger (Madre)
  • Grisha Jaeger (Padre)
  • Mikasa Ackerman (Hermana Adoptiva)

Lugar de Nacimiento: Distrito Shiganshina

Eren Jaeger (エレン・イェーガー Eren Yēgā?) es miembro del Regimiento Scout y el principal protagonista de Attack on Titan. Es el único hijo de Grisha y Carla Jaeger, el hermano adoptivo de Mikasa Ackermann, y posee el poder de transformarse en Titán.

Nació y creció en el distrito de Shiganshina, situado en el borde sur de Wall Maria. Vivió allí hasta el año 845, cuando los Titanes Colosales y Blindados rompieron el Muro, permitiendo que una avalancha de Titanes invadiera y destruyera la ciudad. Durante el incidente, Eren fue testigo de cómo su madre era asesinada y devorada por un Titán sonriente. Este acontecimiento despertó en Eren un intenso odio hacia los Titanes, y juró borrarlos a todos de la faz de la tierra.

Dos años más tarde, junto con Mikasa Ackermann y su mejor amigo Armin Arlelt se unió al 104º Cuerpo de Cadete. Los tres se graduaron exitosamente, siendo Eren el quinto mejor cadete, y se unieron al Regimiento Scout después de la lucha por Trost.

Apariencia

Forma Humana

Eren es un joven de estatura y constitución media. Tiene una cara bastante larga, pero redondeada, y unos ojos considerables y expresivos de color verde azulado. Sus cejas son escasas y a menudo surcadas, lo que le hace parecer preocupado o molesto. Su pelo es corto y castaño oscuro, con sus flequillos que caen naturalmente en un estilo de cortina dividida en dos. Su tez también parece algo bronceada.

Se le ve por primera vez vistiendo trajes típicos de la ciudad, que consistían en pantalones marrones, una camisa verde con borlas de hilo en el cuello, un abrigo marrón y zapatos sencillos de color marrón. Pocos años antes de la caída de Wall Maria, también usó una bufanda roja, que le regaló a Mikasa el día que se conocieron. De adolescente, se le ve a menudo con el típico uniforme del Regimiento Scout cuando entrena. Su atuendo casual consiste en una larga camisa beige (idéntica a la que usó en su primera aparición) con una faja granate en la cintura, pantalones marrones y zapatos marrones. Siempre guarda la llave que le dio su padre colgado del cuello de una cuerda.

Forma de Titán

Como Titán, la apariencia de Eren cambia drásticamente. Junto con un aumento masivo de altura (a 15 m), su pelo crece lo suficientemente largo como para rozar sus hombros, con la lengua y las orejas alargadas. Sus rasgos faciales también sufren una transformación. Junto con una nariz prominente y ganchuda, sus ojos están profundamente hundidos dentro de sus órbitas, y su boca toma una forma inusual y dentada que no es adecuada para un habla inteligible, aunque es capaz de aullar y rugir cuando expresa su cansancio e ira. También carece de labios y carne en sus mejillas, exponiendo todos sus dientes.

Al igual que otros Titanes inteligentes, la forma Titán de Eren está bien proporcionada y en buena forma física, con una apariencia muscular bien definida, delgada y delgada en lugar de la apariencia más común de vientre macizo o demacrado de los Titanes regulares.

En su estado ardiente visto cuando levantó la roca en Trost y cuando luchó contra el Titán Femenino, el Titán era negro profundo, tenía marcas ardientes por todo su Titán, y tenía dientes afilados en lugar de dientes rectos.

Personalidad

Eren es mejor descrito como un cabezota, de voluntad fuerte, apasionado e impulsivo, que son atributos de su fuerte determinación de proteger a la humanidad y eventualmente escapar de los muros. De niño, estaba tan empeñado en unirse al Regimiento Scout que discutió y gritó a su madre, refiriéndose a la gente de la aldea como “tonta” y comparándolos con ganado complaciente.

De niño, Eren cuidó profundamente a Armin, su mejor y único amigo antes de conocer a su hermana adoptiva Mikasa y, lo que es más importante, a su familia, arriesgándose a sufrir daños e incluso a morir para poder ayudarles. Esta cualidad se demostró más a menudo en la forma en que Eren se enfrentó a los chicos más grandes que intimidaban a Armin sin dudarlo; más trágicamente cuando intentó desesperadamente levantar los escombros aplastando a su madre durante el asalto de los Titanes en Shiganshina En contraste, Eren también es capaz de mostrar un comportamiento muy violento en la defensa de personas que ni siquiera conoce. Esto se pone de relieve cuando asesinó brutalmente a dos de los traficantes de personas que capturaron a Mikasa para rescatarla, a pesar de que en ese momento eran unos completos desconocidos Desde que fue testigo de la espantosa muerte de su madre y perdió el contacto con su padre, su feroz protección a los que dejó se ha intensificado.

Eren tiene una serie de rasgos definitorios que se remontan a su infancia. Vino a compartir la admiración de su amigo Armin por las tierras más allá de los muros después de que éste le mostrara un libro que representaba las maravillas del mundo exterior, y decidió verlo todo por sí mismo, lo que le llevó a desarrollar una actitud despreciativa hacia cualquiera que se contentara con vivir y morir dentro de los confines de los muros sin salir nunca. Este mismo desprecio puede haber sido la razón por la que no se hizo fácilmente amigo de sus compañeros. Le molestaban tanto los muros que los enjaulaban como ganado como los Titanes que habían impulsado a la humanidad a erigirlos en primer lugar. Como resultado, admiraba mucho a los soldados del Regimiento Scout, considerándolos como “héroes”, y deseaba unirse a sus filas tan pronto como fuera elegible para la inscripción. Se ofendió fácilmente cuando alguien hablaba mal del Regimiento Scout, y su determinación de unirse a sus filas causó fricciones entre él y su madre, así como con Mikasa.

Eren tenía una marcada falta de autocontrol que a menudo le causaba problemas, haciendo que tanto sus amigos como su familia se preocuparan por él. Su limitado autocontrol se extendía a su temperamento, y como resultado, era corto en el mejor de los casos y asesino en el peor. Cuando se le provocaba lo suficiente, su ira podía llevarle al frenesí, acompañada de niveles horribles de violencia. Como muchos niños, tendía a ver el mundo en términos de blanco y negro, teniendo gran compasión por la humanidad y su difícil situación, pero considerando a aquellos individuos que niegan a otros su libertad como escoria sin valor como no aptos para ser dejados con vida. También tenía el hábito de pensar con el corazón más que con la cabeza, incluso en situaciones en las que su propia vida estaba en peligro.