<Levi Ackerman


Nombre: Levi Ackerman
Alias:
Edad: 30 Tempranos
Altura: 160 cm
Peso: 65 Kg
Lugar de Nacimiento: Bajo el Suelo

Levi (リヴァイ Rivai?), a menudo conocido formalmente como Capitán Levi (リヴァイ兵長 Rivai Heichō?), es el capitán del escuadrón (兵士長 Heishichō?, lit. “líder de los soldados”) del Escuadrón de Operaciones Especiales dentro del Regimiento Scout, y se dice que es el soldado más fuerte de la humanidad.

Apariencia

Levi tiene el pelo corto, negro liso y peinado en un corte, así como ojos azules, estrechos, intimidantes y apagados, con círculos oscuros debajo de ellos y una cara aparentemente joven. Es bastante bajito, pero su físico está bien desarrollado en musculatura gracias al uso de un amplio equipo de movilidad omnidireccional. Por lo general, frunce el ceño o no tiene expresión; eso, además de su comportamiento extremadamente tranquilo, a menudo dificulta que otros adivinen lo que está pensando.

Se le ve más a menudo con su uniforme de Regimiento Scout, con una camisa gris claro debajo junto con su característico pañuelo blanco. Cuando se embarca en expediciones fuera de las murallas, también lleva la capa verde con capucha del Regimiento Scout. Cuando se vio forzado a dejar sus deberes debido a una lesión, Leví fue visto con un traje negro, camisa blanca lisa, pañuelo y zapatos de vestir.

Personalidad

Levi es descrito como un “fanático de la limpieza” por aquellos que lo conocen personalmente, ya que prefiere que su entorno y él mismo estén impecablemente limpios. Es reacio a ensuciarse a sí mismo o a su equipo, y es conocido por limpiar sus espadas manchadas de sangre cuando aún está en el campo de batalla. Sin embargo, no dudará en tocar la mugre si lo considera necesario.

A pesar de su preocupación por la limpieza, Levi es abrasivo y poco accesible. Rara vez muestra emoción, dando una fría impresión a los demás. Su manera de hablar tiende a ser franca e insultante, sus comentarios suelen ser groseros o inapropiados, y no escatima en provocar o menospreciar a quienes se oponen a él o lo irritan. Su sentido del humor tiende a lo vulgar, insultante y oscuro. Todo esto lo hace inquietante para un gran número de personas.

En su vida criminal antes del Regimiento Scout, cuando vivía en la Ciudad Subterránea, Levi se negaba a recibir órdenes de nadie (como Petra Rall le dice a Eren). Sin embargo, después de unirse al Regimiento Scout, llegó a respetar mucho al Comandante Erwin Smith, cuyas órdenes sigue voluntariamente porque cree en la visión de Erwin para los exploradores. También confía mucho en sus subordinados.

Sin embargo, la obediencia de Leví se limita estrictamente a los individuos que él respeta, y él no tiene ningún problema en mostrar desdén abierto por la autoridad de cualquier persona fuera de este círculo. En el tribunal de Eren, insultó a los mercaderes llamándolos “cerdos” y le dijo a la Policía Militar que no eran lo suficientemente competentes para manejar a Eren.

Aunque rara vez lo demuestra, Levi tiene un sentido de moralidad y empatía. Una de sus características más definitorias es el gran valor que concede a la preservación de la vida humana. Él mismo ha declarado que odia las bajas innecesarias, y les dice a sus subordinados que usen su juicio para que puedan evitar errores que puedan costarles la vida.

Debido a su profesión peligrosa y sus valores personales, se preocupa mucho por el bienestar de sus subordinados. Cuando se le ordenó retirarse temprano a Wall Rose al final de la desastrosa 57ª Expedición, Levi estaba visiblemente angustiado porque muchos de sus soldados habían muerto en una misión infructuosa. Al volver a entrar por la puerta, el padre de Petra se le acercó, hablando alegremente de su hija y de su inquebrantable devoción a Leví. Sin que él lo supiera, su hija acababa de ser asesinada; Leví se quedó callado, demasiado abrumado por el dolor como para responder.

Aunque no tenía malicia hacia Eren, estaba dispuesto a recurrir a la violencia contra él para salvar su vida en su tribunal. Después, le preguntó a Eren si le molestaba la paliza. Levi también fue visto visiblemente afectado por la pérdida de todo su Escuadrón de Operaciones Especiales original a manos de la Titán Femenina. También ha declarado que lleva la voluntad de sus camaradas caídos, y que su rencor colectivo contra los Titanes refuerza aún más su resolución de seguir luchando. Levi arriesgó su vida contra la Titán Femenina para recuperar a Eren de su boca y proteger a Mikasa, que había ido tras ella buscando temerariamente venganza. Sufrió una lesión en la pierna al hacerlo.

Mientras Levi muestra lealtad y empatía hacia sus camaradas, no muestra piedad hacia los Titanes, masacrándolos indiscriminadamente con obvia indiferencia. Cuando trata con individuos que percibe como enemigos de la humanidad, Leví es capaz de comportarse de manera sádica, incluso vengativa. Por ejemplo, cuando el Titán Femenino fue capturado, Levi le dijo que disfrutaba viéndola sufrir y describió con escalofriante detalle cómo pretendía mutilar su cuerpo humano.

Aunque Levi es consciente de que su habilidad en la batalla es diferente a la de casi cualquier otro soldado humano vivo, no es particularmente arrogante al respecto, ya que sabe por experiencia que ningún soldado humano es invulnerable. Pocos discutirán con sus afirmaciones de que sólo él puede manejar ciertas tareas difíciles, porque ha demostrado su capacidad para llevarlas a cabo.

A pesar de su obediencia a Erwin, Leví opera de manera bastante independiente. Muchos de sus asesinatos de Titán se llevan a cabo en solitario, con poca cooperación directa de otros soldados (debido a que normalmente los asigna para cazar a otros Titanes en las inmediaciones). Aunque es admirado por muchos, y no duda en dar órdenes cuando es necesario, no se ve a sí mismo como un líder en la forma en que Erwin lo es. No parece tener mucho uso para la jerarquía en general, y deja las decisiones a sus subordinados tan a menudo como puede.